Sociedad de la información vs. Sociedad de la Opinión

Es conveniente tener en cuenta que nuestras opiniones en internet no son tan anónimas como parece.

El domingo, además de las elecciones municipales, autonómicas y europeas, se celebra el Día Mundial de la Sociedad de la Información. Un sistema que florecía allá por la década de los 90, con la democratización de internet y el clímax de los mass media. El desarrollo de las tecnologías permitía por fin acceder a cualquier tipo de información en cuestión de segundos. Marc Porat lo definía como “economía de la información”, la cual potenciaba nuestras posibilidades para construir personalidades definidas y autónomas.


Pero a mediados de los 2000 surgen las redes sociales y, con ellas, lo que, a día de hoy, podríamos denominar la Sociedad de la Opinión. Plataformas como Facebook o Twitter nos otorgan a los ciudadanos de a pie un altavoz antes inimaginado. Muchas veces es difícil no caer en la tentación de compartir o comentar temas políticos o sociales que nos importan o indignan. Pero, ¿somos realmente conscientes de la huella digital que dejan esas opiniones? ¿Y de los efectos que tienen sobre nuestra privacidad?


La huella digital de nuestras opiniones


¿Alguna vez has compartido una propuesta descabellada de un partido político para denostarla y te has visto envuelto en un debate con sus partidarios? Es posible que incluso esos contactos la desconocieran y la hayan difundido gracias a tu mensaje inicial. Pero, ¿te has preguntado cómo llegó a ti esa información? Probablemente porque el partido targetizó esa noticia para que llegase a aquellos que podían ayudarle a difundirla.


Toda postura ideológica que compartimos es monitorizada y almacenada por los gestores de la red social en cuestión. Hasta ayer mismo, la LOPD permitía a los partidos políticos utilizar esa información de diversas formas, como comentábamos en este post. Hasta ayer mismo porque el Tribunal Constitucional decidió derogar la disposición tercera de la normativa que permitía a los partidos crear perfiles ideológicos o enviarnos spam electoral. Sin embargo, esta noticia llega tarde, tras haberse celebrado las elecciones del #28A y con una campaña para el #26A ya agotada.


Comentar y opinar sobre los asuntos públicos es parte fundamental de la vida política. Utilizar las redes para ello es simplemente hacer uso de un medio que nos permite debatir y amplificar el mensaje. Simplemente es conveniente tener en cuenta que nuestras opiniones en internet no son tan anónimas como parece. Y que los emisores de los mensajes tampoco lo son.


Un servicio de UmanID S.L. © 2019-2020 All rights reserved.